Agencia de Marketing Online en Alicante – Brooklyn Comunicación

Agencia de Marketing Online en Alicante – Brooklyn Comunicación

Cómo empezar a realizar campaña de email marketing

By Brooklyn Comunicacion

El panorama actual propone diferentes canales de comunicación mediante los cuales la compañía puede dirigirse al consumidor, también a la inversa. Con la llegada de la era de internet, las redes sociales y el email son dos de las grandes vías de comunicación, lo que ha hecho que métodos tradicionales como la comunicación telefónica en ambos sentidos se vea mermada.

A pesar de que somos conscientes de que los consumidores están hartos de recibir campañas promocionales e informativas de compañías, está demostrado que ésta es una de las técnicas más efectiva del marketing digital, ya que permite proporcionar un mensaje directo relacionado con los intereses y ajustar el perfil al que nos dirigimos, lo que conlleva un aumento del retorno de la inversión.

Antes de empezar a realizar campaña de email marketing, se deberían tener en cuenta 4 aspectos estratégicos, clave:

1. Motivación de la comunicación: que lo que vayamos a comunicar tenga algún punto de valor para el receptor.

2. Periodicidad del envío: envío de emails de manera esporádica, ser constante aunque sin llegar a ser spammers.

3. Segmentación: si contamos con diferentes públicos, lo mejor es que segmentemos nuestra audiencia para llegar así al destinatario adecuado.

4. Personalización: A todos nos gusta que nos llamen por nuestro nombre sin sentirnos que formamos parte de una interminable lista de emails, nada más. 

Es muy sencillo e intuitivo, pero una vez analizados los aspectos estratégicos a tener en cuenta, es preciso también que al realizar campaña de email marketing se conozca el funnel o proceso que tiene que asumir una campaña de estas características antes de llegar al punto clave en el que se considera efectiva:

funnel email marketing en el Blog de Brooklyn comunicación y diseño web en Alicante

El primer paso del proceso es llegar al Inbox: para ello es fundamental que la infraestructura tecnológica esté bien implementada y no se genere ningún tipo de error durante el envío. Muy importante evitar las carpetas de spam.

El segundo paso es que el email sea abierto, en esta fase del funnel el receptor se encuentra con una serie de factores que le permitirán decidir si seguir adelante o no, es el momento más decisivo para nuestro destinatario y por tanto en al que más atención debemos prestar. Una buena manera de penetrar la atención y convencer a nuestro usuario es ser claro, conciso y creativo en el asunto.

La receptividad del usuario en el momento que es impactado con un email promocional va a determinar también, si sigue adelante con el proceso de abrirlo o por el contrario deja el email en la bandeja de entrada sin mirar, para posteriormente borrar. Una de las recomendaciones para que esta situación no se dé, es estudiar el comportamiento del público al que nos dirigimos, intentando conocer sus movimientos al máximo, de este modo podremos llegar a él en un punto álgido y conseguir nuestro objetivo… (qué días es más susceptible de estar pendiente a la bandeja de entrada, en qué horario está más predispuesto a abrir correos, etc.)

Otro de los puntos importantes del proceso o funnel, una vez pasados los dos primeros pasos, es que el receptor lea el email y nos visite para posteriormente llegar al objetivo final (que dependerá en función de la campaña: visionar un vídeo, conocer un producto, encuesta, compra, etc.) Para estos dos puntos es importante tener en cuenta que el funnel que atravesará cualquier campaña responde siempre al modelo AIDA: atracción, interés, deseo y acción.

Modelo Aida en el funnel de email marketing. blog comunicacion online y diseño web en Alicante

Es muy importante que al realizar campaña de email marketing tratemos de dirigir la campaña en torno a todos los puntos del funnel y que si algún punto flojea, es mejor que volvamos al inicio del proceso y centremos atención en todos y cada uno de los puntos estratégicos, teniendo en cuenta siempre el modelo AIDA al que se ve sometido.